EQUO-CLM exige la dimisión del consejero de Medioambiente

Durante su gestión al frente de la Consejería, Francisco Martínez Arroyo, ha sido incapaz garantizar la salud pública y ambiental.La situación ha ido empeorando con el abandono de la restauración del cementerio de residuos tóxicos en Chiloeches, de la cuenca del río Henares afectada por su vertido y los vertidos en el río Tajo este fin de semana, a su paso por Toledo.

El Decreto 84/2015, de 14/07/2015, por el que se establece la estructura orgánica y las competencias de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, establece que la Consejería ejercerá sus funciones sobre protección del medio ambiente, de los ecosistemas y de la biodiversidad, así como de la prevención de los riesgos ambientales derivados de las actividades humanas, atribuyendo al titular de la Consejería la superior dirección de la misma.

Lo vivido estos últimos meses en la región demuestra la incapacidad del Consejero para asumir sus responsabilidades. Castilla-La Mancha ha sido víctima de una serie de atentados ecológicos que empezaron con el incendio del descomunal cementerio de  neumáticos de Seseña, el incendio del cementerio de residuos tóxicos de Chiloeches y su vertido a la cuenca del río Henares. Este fin de semana, la situación del río Tajo en Toledo, capital regional que también se ve obligada a convivir con un cementerio de residuos de amianto, ha sido lo último de esta cadena.

 

Para EQUO Castilla-La Mancha todos estos hechos tienen en común la inacción previa y falta de prevención de la Consejería, cuando no la ocultación de información sobre las dimensiones de los riesgos o la resistencia activa a implementar medidas restauradoras como en el caso del cementerio de residuos de amianto, donde incluso se incumple una resolución de las propias Cortes Regionales que insta a su retirada.

“El máximo responsable de la protección ambiental de la región, no ha entendido que su responsabilidad va más allá de la apertura testimonial de algún centro de interpretación, sino que es clave para un modelo económico y social sostenible y justo que garantice además la salud pública” ha declarado Juan Carlos Ranz, coportavoz de EQUO en Castilla-La Mancha.

La apuesta por un modelo productivista y explotador de las personas y el entorno se destapó con las revelaciones sobre el tráfico de residuos peligrosos, que ocasionaron la dimisión del Viceconsejero de Medio Ambiente, y con el apoyo de la Consejería al proyecto de minería de tierras raras, que pretende acabar con las tierras de cultivo de vastas extensiones de La Mancha.

Para la formación política la inexplicable inoperancia de la Consejería, se demuestra cada día, en su negativa contumaz a retirar el amianto de Toledo. Su displicencia con la envergadura de los problemas ambientales se ha vuelto a ejemplificar con el abandono de los trabajos de limpieza de Chiloeches, y su falta de proyecto, con el mantenimiento de la normativa ambiental del anterior gobierno.

“En EQUO-CLM entendemos que hay razones suficientes para pedir la dimisión del Sr. Francisco Martínez Arroyo y para pedir al Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, Emiliano García Page, que se cree una comisión de investigación sobre la gestión de residuos en la región. Es preciso sacar conclusiones eficaces de todo lo ocurrido con el fin de que no se vuelvan a repetir hechos semejantes y que se den muestras claras de un cambio de rumbo en nuestra política ambiental, con un nuevo equipo que: reanude urgentemente los trabajos de limpieza de la zona afectada en Chiloeches, que retire los vertidos de amianto de Toledo, que modifique la normativa ambiental con acuerdo social, que acabe con la impunidad ambiental apostando por una administración inspectora eficaz e independiente y unos servicios públicos de emergencia con dotaciones eficaces, suficientes y seguras y que considere nuestros ríos como lo que son, ecosistemas vivos, no tuberías o cloacas” ha concluido Ranz.

Comentarios cerrados.